Cuando los hijos no llegan

Cuando los hijos no llegan

watch
Si  nuestros planes de embarazo se atrasan sin una razón aparente o nos enteramos de que nuestro sistema reproductivo, el de nuestra pareja o el de los dos no está en las mejores condiciones para concebir un hijo,  la mayoría de las personas entramos en crisis.
Muchas veces nos ponemos inmediatamente en acción por que el reloj biológico nos corre, porque todos nuestros amigos ya tuvieron hijos, porque los abuelos quieren un nieto ó porque  nosotras/os mismos no podemos creer que las cosas no marchen como lo esperábamos.
Si tenemos que pasar por un período de exámenes de   para detectar la cantidad, la calidad y la movilidad de los espermatozoides en el caso del hombre ó de pruebas y exploraciones para comprobar los ovarios, las trompas, el útero, ó iniciar algunos tratamientos de fertilidad  empezando por una estimulación ovárica en el caso de las mujeres, podemos pasar por alto otros posibles factores como los emocionales, que pueden influir en la concepción de un embrión.
En este proceso estamos desconcertadas/os, con dudas, cuestionamientos y muchas veces aisladas/os y con emociones que nos desbordan. Todo este proceso que es normal, a veces nos impide pararnos a reflexionar sobre la oportunidad de cambio que la vida nos está proponiendo…
Podemos sentirnos devastadas, sin fuerzas ni ánimos para continuar pendientes de las inyecciones de hormonas, de las ovulaciones, de resultados.

“Poner el foco en  el vínculo de pareja y en el sostén de su vida sexual,  puede ser una vía de sanación, ya que el proceso de fertilización puede lastimar nuestra intimidad. También es necesario hablar sobre la importancia de contrarrestar las dificultades de estas intervenciones enriqueciendo la sexualidad, la sensualidad y, sobre todo, la comunicación sincera y la cercanía amorosa con nuestra pareja. A veces nos apegamos tanto a la dificultad de concebir, que olvidamos vivir nuestra relación basándonos en el encuentro pasional.”
“Puede pasar que nuestra identidad esté absolutamente volcada en nuestro trabajo, que todo  nuestro interés, líbido y deseos estén puestos en lo profesional. Más aún, la identidad de la pareja puede estar  construída a partir de este esquema y que siempre hayamos cargado con agendas repletas de obligaciones, dejando muy poco margen para el ocio compartido”.
“Como somos gente de acción, cuando hay un problema para concebir, acudimos rápidamente los mejores profesionales en reproducción asistida y no nos paramos a hablar sobre nuestros miedos, sobre si verdaderamente un niño tenía cabida en nuestras vidas. Ni siquiera nos planteamos los posibles sufrimientos que acarrean estos tratamientos.
Se hace necesario “reservar en la agenda” un espacio exclusivo para la pareja  idealmente con acompañamiento terapéutico. Para expresar nuestros sentimientos, llorar,  escucharnos, conocernos más, decir lo que hemos callado en el pasado, compadecernos, reirnos, renovar el deseo de estar juntos, pedirnos lo que necesitamos.”

¿Quieres sentirte mejor con lo que estás viviendo?

arrow


Si te gusta este artículo dale al LIKE y si conoces alguna mujer ó pareja aquién le pueda interesar por favor compártelo!!! GRACIAS 😉

Deja un comentario