Cuánto espacio para un hijo hay en tu vida?

 

wonderw

Más allá de las dificultades para ser madres: la edad, un prolema de fertilidad ó de no tener pareja, creo que debemos distinguir entre el deseo de ser madres y nuestra disponibilidad para serlo.
Veo que muchas veces nos apresuramos con la búsqueda del embarazo antes de limpiar, abonar y trabajar la tierra que será el terreno nutrido y amoroso para albergar a un nuevo ser, nuestro hijo deseado.
Además de acudir a la ayuda de la ciencia, está bien prepararnos emocionalmente,  así el proceso de cada una para llegar a ser madre será enriquecedor en todo momento, independientemente del resultado

El hecho de disponer de los avances científicos necesarios para ser madres en soledad no es suficiente, necesitamos de los otros, somos interdependientes del mundo que nos rodea. Y sobretodo, un hijo no es un bien, algo que se puede comprar. En el contexto que nos ocupa, amar debería significar estar ahí, cuidar, respaldar, apoyar, respetar, ayudar y un largo etcétera que no tiene nada que ver con elegir, desear, apetecer y ese otro largo etcétera de verbos a los que estamos demasiado acostumbrados en nuestras sociedades consumistas.

Creo que antes de lanzarnos a un despilfarro de dinero y de energía en tratamientos de reproducción asistida tenemos la obligación de revisar y sanear nuestra disponibilidad emocional para cuidar de nosotras mismas/os y del otro, sobretodo cuando ese otro es un ser vulnerable y dependiente, frágil y puro como nuestro anhelado hijo.
Descubrir, alimentar en cada una, crear y dar vida al don de la maternidad con libertad de elegir y todos los medios para materializarlo, nos enfrenta a la obligación moral de hacerlo de forma madura, consciente y responsable.

Se hace necesario revisar nuestras heridas, sanear nuestra infancia, trabajar sobre nuestra familia de origen para decidir qué experiencia de familia nos gustaría darle a nuestros/as hijos/as. Hablo de calor, contención, nutrición, afecto y sostén.
Sólo a partir de ser conscientes de dónde venimos podemos hacer un recuento de de lo que tenemos y de cuáles son nuestras carencias. Así desde la consciencia podremos crear el terreno amoroso para que algo nuevo nazca en nuestras vidas, para que nuestros sueños se hagan realidad.

Si estás tomando la decisión de tener hijos, tienes problemas de fertilidad ó estás en reproducción asistida mi experiencia como madre primeriza a los 43 y como terapeuta puede ayudarte!!!

manitas BOOK

 

2 Comments

  1. Your website makes it so easy to see, comment and share!

  2. I like all the points you’ve made.|

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *