Ovodonación, mi última esperanza

Ovodonación, mi última esperanza

venus_diosa

Venus, Diosa romana del amor, la belleza y la fertilidad

No paro de encontrarme con mujeres a las que, por diferentes motivos, les recomiendan recurrir a la ovodonación para lograr un embarazo

He sentido el rechazo y la sensación de fracaso que expresan de entrada, algunas mujeres, ante la idea de gestar un hijo que porta genes desconocidos.

¿Qué nos hace madres y padres?

La primera pregunta me lleva al parto de mi hija: Yo en esos tiempos estaba muy afectada por la idea de que el nacimiento es el momento vital más importante en la historia del vínculo madre e hijo. La imagen de parir naturalmente en casa dejandome llevar por mis instintos me daba sensación de poder y autenticidad.

Llegado el momento  la única opción era provocar el parto en un hospital por perdida de líquido amniótico. Después de todo un día de intentar dilatar y con pocas contarcciones, la vida de mi hija estaba en peligro y me informan que he de pasar por el quirófano.

Yo estaba abatida por la postura y la medicación, aún así no me lo podía creer, no lo aceptaba.  Le decía a la médica que si paría en un quirófano el vínculo con mi hija se vería dañado …Y encima había sido gestada en una probeta! LLoraba desconsoladamente. La médica bajó de su posición , se sentó a mi lado y me dijo:

Cuando después del parto ví a mi  hija por primera vez, me sentí desconcertada…pensaba que debería sentir mucho más amor por ella! No me coincidían las espectativas con lo que me estaba pasando!!

Paula, una cesárea también es un parto, tienes 43 años y te ha costado quedarte embarazada. Yo quiero que salgas del hospital con tu hija en los brazos, la maternidad se forja día a día, noche a noche, cuando la amamantes,  le cuentes un cuento, te despiertes para consolarla, la sostengas en sus alegrías y sus llantos, la nutras y la veas crecer

La maternidad nos cambia la vida, cuando el embrión se implanta en nuestro tejido uterino y se conecta con con nuestro torrente sanguíneo, nuestra sangre se mezcla con la del feto y comienzan los cambios hormonales en nuestro cerebro y en nuestro cuerpo. Empezamos a vivir para dos.

Es el nacimiento del cerebro maternal.

Estos cambios duran toda la vida. Semejante cambio es válido también para las madres adoptivas, en cuanto permanecen en contacto físico continuado con el niño, su cerebro emitirá oxitocina y formará los circuitos necesarios para hacer y mantener el cerebro maternal

Un dicho popular: “Tener un hijo no te hace pa/madre, así como tener un piano no te convierte en pianista”

Porque a pesar de todos estos cambios adaptativos y la sabiduría de nuestra especie, somos animales sociales producto de nuestra educación y nuestra cultura y, muchas veces nuestros instintos chocan con nuestras creencias y no sabemos cómo hacerlo, vamos aprendiendo en el camino.

Para mí como madre lo más preocupante no es lo que mi hija trae como bagaje genético, sino el bagaje que va adquiriendo durante su desarrollo, lo que va mamando de mi y del mundo que la rodea cada día.

Lo  único que se puede cambiar es la experiencia de la vida y ésta moldea lo que uno trae al nacer. Hay algo que está por encima de la genética la EPIGENÉTICA : todos los factores no genéticos  que influyen en el desarrollo de un organismo desde la fecundación del óvulo hasta la muerte y que igualmente intervienen en la regulación de lo que se hereda, de lo que se manifiesta. Se puede decir que la epigenética es el conjunto de reacciones químicas y demás procesos que modifican la expresión del ADN pero sin alterar su secuencia.

Tus hijos nacidos de ovodonación no tendrán tus genes, quizá se parezcan muy poco a tí físicamente…pero desde el primer instante que se agarren  a la vida latirán contigo, se mecerán con tus movimientos y reconocerán el sonido de tu voz. Se nutrirán de lo que comes y de las emociones y pensamientos que vivencies, aprenderán de tu experiencia y absorverán tu historia como propia, sufrirán por todo aquello que te provoque malestar, por las decisiones equivocadas que tomes . Mamarán tu actitud hacia la vida.

Mi mensaje es que, si el hecho de que tus hijos no lleven tus genes te genera dudas acerca de tu maternidad, pienses en todo aquello que sí tienes: que sí sabes, tus talentos, tu capacidad de amar y de entregarte, de seguir creciendo y de mejorar como persona.

Y te vuelvas a preguntar

Qué es lo que me hará madre?

Quedarme embarazada naturalmente?

Que mis hijos porten mis genes?

Parir de una determinada manera?

Que mis hijos tengan mi color de pelo, mi nariz, mis ojos?

Cómo ha sido mi experiencia como hijo/a?

Qué es lo más importante que me dieron mis padres?

Qué es para mí la ma/paternidad?

Cuando miro atentamente a los ojos de mi hija me enfrento al misterio de la vida…quién eres? , cómo serás, qué te llevarás de mi? Me prolongo a través de tu vida y de la huella que voy dejando en tí. Deseo con todo mi corazón que nuestro vínculo te ayude a crecer y que mis limitaciones dañen lo menos posible tu escencia , que florezcan en esta vida todos los dones y misterios que te hacen un ser  especial, único e irrepetible.

 

 

 

 

One Response so far.

  1. No se si alguna de las que estáis leyendo esta web estáis en tratamiento
    para ovoy tenéis 37 o más años, me gustaría compartir como me siento con alguien de edad similar a la mía.

Deja un comentario