Cultura antimaternal

Cultura antimaternal

mi-cuerpo-es-mio-yo-decido No para de crecer el porcentaje de mujeres que no tienen hijos (el 13% de las nacidas en 1965 no han sido madres y el 25% de las nacidas en la generación de 1970 se estima que no serán madres). Estos son los datos, pero es complicado saber qué parte de la infecundidad es elegida conscientemente, cuál es debida a problemas de fertilidad o a un retraso de la maternidad que termina como infecundidad no elegida.

“La persona humana es sexuada, y que lo que permite el desarrollo de un sujeto de género masculino no siempre es suficiente para el desarrollo de un sujeto de género femenino. Una vez conquistado el derecho a no ser madres, nos queda conquistar el derecho a serlo sin perdernos en el camino.”

Es verdad que para la mayoria de nuestras madres y abuelas, y para un inmenso número de mujeres hoy en día  el cuidado de los hijos no es una opción sino una obligación. “Muchas feministas reivindican firmemente su derecho a no ser madres, y denuncian que en la sociedad  actual sigue viva la ideología que equipara el ser mujer con el ser madre y presiona a las mujeres para que seamos madres antes que ninguna otra cosa.    Pero es una trampa sacar la conclusión de que el cuidado el siempre una carga desagradable de la que debemos intentar deshacernos. Es cierto que hay que preguntarse por qué las mujeres  sí y los hombres no, pero no vale hacerse la pregunta dando por supuesto que las mujeres perdemos y los hombres ganan, que nosotras nos sometemos y ellos eligen”.

La maternidad representa un gran poder, recuperar la identidad de mujer-madre, su importancia y trascendencia, las satisfacciones que ofrece, el gran crecimiento personal que puede implicar es la gran asignatura pendiente. La dureza de la maternidad en el mundo moderno:  con ausencia de la gran familia, de la comunidad, con estructuras laborales  anti-niño y anti-madre, la soledad de los niños, las presiones para que hagamos la elección”correcta”: trabaja, consigue, trepa, logra, disfruta, goza, sigue con tu vida y no compliques en cosas de críos que no te van a reportar nada bueno.

La sociedad y nosotras mismas hemos fijado nuestra identidad FUERA DE CASA, una gran e irrenunciable conquista, pero hemos infravalorado hasta el repudio el espacio dentro de casa y allí perdemos una parte importante de nuestra identidad.

“En lo que refiere a la conciliación vida profesional-CRIANZA muchas feministas han visto a  la maternidad como fuente de opresión y sufrimiento, pero en lugar de luchar y denunciar este hecho, han preferido dar la espalda a la maternidad, confundiendo, tal vez, los problemas que entraña la maternidad en una sociedad como la nuestra con problemas propios de la maternidad”

Quizá muchas mujeres que hoy en día deciden ser madres solteras, ó  madres a una edad avanzada ó que expresan su desencanto con la realidad del éxito profesional y las promesas del feminismo, volcándose  en cuerpo y alma en la crianza,  se hayan dado cuenta de  que nos hemos dejado engañar demasiado tiempo por un desproporcionado predominio del trabajo y lo económico en nuestras vidas.

“Es fundamental luchar contra la maternidad como imposición, y es fundamental también luchar por conseguir unas condiciones sociales decentes en las que poder tener hijos, cuidarlos y quererlos sin que eso suponga sufrir como una mula y vivir en algo parecido a un arresto domiciliario; unas condiciones sociales que no pongan a la madre entre la espada y la pared, haciéndole tantas veces sacrificar totalmente su bienestar por el de sus hijos o  viceversa.”

 En cuanto a la reivindicación de los derechos reproductivos del feminismo,  siempre se han entendido únicamente desde el punto de vista de la anticoncepción para evitar ser madre. Nunca se ha tenido en cuenta que los derechos reproductivos también incluyen el derecho a tener el número de hijos que se desea, realidad que hoy no se cumple dada la diferencia entre hijos deseados y efectivamente nacidos.

La historiadora Yvonne Knibiehler afirma que la verdadera liberación de la mujer pasa por la defensa de la función materna. Y la británica Alison Wolf sostiene que, detrás de una supuesta reivindicación de todas las mujeres, el feminismo “traicionó” a las madres.

“Personalmente, nunca me pareció lindo estar embarazada ni dar a luz. Lo que sí me pareció milagroso es el encuentro con ese pequeño ser que, desde las primeras horas de su vida, expresa cuán humano es. En eso disentí mucho tiempo con Simone de Beauvoir quien, en El Segundo Sexo, define la maternidad como un obstáculo a la vocación humana de trascendencia. Yo soy una hembra mamífera, sin duda, pero no soy un animal. Y mi relación con los hijos que traigo al mundo también está hecha de inteligencia, lo que abre precisamente la posibilidad de una superación, de una trascendencia”

Dice sobre el aborto y la píldora del día después:

“El hecho de que la libertad de dar o no a luz un hijo esté inscrita en la ley evidentemente es fundamental en el plano simbólico. Pero esa libertad jurídica es formal si falta la libertad psicológica.  Porque no se les dice lo suficiente a las mujeres que se trata también de una prueba, física y moral. Mientras la IVG siga siendo para las mujeres un símbolo de liberación, la soportarán sin protestar, por desagradable que sea. Y lo mismo vale para la anticoncepción. Los productos que necesitan las mujeres para controlar su fecundidad son fabricados por multinacionales dirigidas por hombres que se preocupan mucho más por las ganancias de esas fabricaciones que por la liberación de las mujeres. En tanto eso no cambie, las feministas no podrán jactarse de haber conquistado el control de su fecundidad.
Lo que espero es que las -y los- que se declaren feministas en el futuro hayan comprendido que sin duda hay que ayudar a las mujeres a no ser madres cuando no quieren serlo, pero que también hay que ayudarlas a serlo cuando lo desean.”

A raíz de un artículo de Carolina del Olmo, en el libro “La Revolución de las Madres” de Laura Gutman, “Ser mujer” de Connie Zweig y en una entrevista a Yvonne Knibiehler

Si te gusta este post dale al LIKE y si tienes una amiga/o a quién le pueda interesar compártelo!!! Gracias 🙂

 

One Response so far.

  1. I am not certain where you are getting your info, however great topic.
    I needs to spend a while finding out more or understanding
    more. Thanks for excellent info I was searching for this information for my
    mission.

Deja un comentario