Infertilidad y emociones

2Etapas frente a la infertilidad y estadios emocionales
Es común que las parejas y las personas que enfrentamos estas situaciones, comencemos a aislarnos de nuestros amigos y familiares y evitemos socializar por temor a discusiones incómodas acerca del proceso de fertilidad. Convivir con amigos o familiares que tengan hijos o estén embarazadas también puede sernos conflictivo ó doloroso, especialmente cuando  nos acaban de diagnosticar la infertilidad o nos están aplicando un tratamiento.

Las influencias externas que causan estrés
A.-Los tratamientos médicos, que implican esperas y toma de medicamentos que pueden alterar la función del cuerpo y cambios en el estado emocional
B- El esfuerzo económico por consultas médicas, tratamientos, medicamentos, estudios, etc.
C- A nivel social, la presión de familiares y amigos por la llegada del bebé. En este proceso  podemos aislarnos socialmente.
Los movimientos internos que causan estrés
A.- Los mensajes internos, tanto de cada persona como de la pareja misma. Surgen frases tales como “soy un fracaso” “No valgo como mujer” “No soy un verdadero hombre” “Esto es un castigo”.
B – Valores personales y familiares de cada uno de los miembros de la pareja.
En el proceso de los problemas reproductivos, podemos experimentar una pérdida de nuestra  pareja y de nosotros/as mismos/as, la pérdida como un hombre completo o como una mujer completa.  La tensión por los problemas reproductivos puede producirnos un tipo de irritabilidad e impaciencia general, en este estado de desequilibrio uno o ambos miembros de la pareja, podemos estar predispuestos a evadirnos del tema  buscando alivio fuera del vínculo y evitando encarar el dolor que esta perdida nos provoca
En  estas circunstancias olvidamos que la pareja  y el amor que sentimos hacia el otro fue primero, y a partir  de  éste,  decidimos tratar de tener un hijo. En este proceso de búsqueda de un embarazo, la calidad de la vida sexual con nuestra pareja puede volverse muy estresante y mecánica, ya que cada uno  trata de hacer lo correcto en el momento correcto. Cuando la imposibilidad o improbabilidad de embarazo es reconocida, percibimos al  sexo  como un recordatorio de fracaso y tratamos de evitarlo.
Los individuos y las parejas no-productivas normalmente, por lo menos de forma temporal, confundimos reproducción con adecuación sexual, y el ser un padre o una madre competente.
Está bien recordar, que la infertilidad afecta a la pareja y no a un individuo aislado.
Es algo con lo que las parejas tendremos que convivir  hasta no plantearnos otros caminos posibles, y cada uno lo encajará a su manera, nuestra biografía personal  nos ha enseñado distintas formas de reaccionar. Somos individuos únicos, con necesidades y expectativas separadas.

Si te gusta este artículo dale al LIKE y si conoces alguna mujer ó pareja aquién le pueda interesar por favor compártelo!!! GRACIAS 😉

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *