La fertilidad da la espalda a la pareja

par

1.- Shock

Las parejas al enterarse o darse cuenta que tienen un problema de infertilidad se quedan en shock. No estaba dentro de sus planes, y como no lo aceptan  entran en una fase de negación. Se suelen defender del dolor  intentando  negar la nueva realidad  que está emergiendo. Racionalizan, evitan y continúan buscando una manera de salir de esto a través de excusas: deciden que el problema es que han trabajo mucho, necesitan vacaciones para poder tener sexo productivo, etc. La infertilidad no les puede estar sucediendo a ellos, es temporal y seguramente se va a resolver con el tiempo.

2.- Enfado
Es probablemente la respuesta más común a cualquier situación en que la personas nos sentimos tratadas injustamente, humilladas, desechadas o fracasadas. La infertlidad causa todos estos sentimientos. Las parejas infértiles se sienten incomprendidas, la infertilidad es injusta y sus cuerpos y mentes se sienten maltratados por los interminables estudios, tratamientos y la presión emocional ¿Por qué yo?, todos pueden y yo no. ¿Qué hice que otros no han hecho?
Luego el  enfado apunta hacia el otro/a ¿Por qué a ti?  pueden  comenzar a  atacarse mutuamente, hay presión psicológica,  reproches y culpas. Esto trae dificultades de comunicación, resentimiento y enfado, especialmente si el diagnóstico es que uno de los dos tiene el problema que impide el embarazo. A veces la vida es el blanco de la frustración y la rabia. Las parejas se sienten abandonadas, que la vida los castiga por algo malo que hicieron.

3.- Negociación
Hacer “lo que sea” para sentir que recuperamos el control. Se pueden tomar decisiones  por desesperación, hacerse promesas a uno mismo y al otro/a, exigir sacrificios, demandar…Estas acciones pueden alejarnos aún más de nuestro centro y del contacto genuino con el otro/a

4.- Desesperanza
En este largo camino de la infertilidad, la pareja comienza a sentirse abandonada y desolada, piensa que no existen opciones viables o positivas a su problema. El tiempo no ayuda y se instala un clima de desesperanza. La esperanza realista es abandonada, en su lugar hay dolor, depresión e impotencia. Sienten que han fallado en lo que consideran una función esencial en su vida. Sentimientos de ser inadecuado, las culpas y acusaciones emergen.. La culpa es dirigida a veces a la pareja, a la medicina, o al mundo en general. Las diferencias individuales en el curso de este proceso van a afectar a la relación de pareja, dejando a cada uno aún más solo en su lucha. Estos sentimientos retrasan la recuperación, ya que muchas veces se recurre interminablemente al pasado y hay hechos que se cuestionan. A pesar de que los tratamientos para la infertlidad no pueden curar estos sentimientos, para las parejas puede ser bueno hablar de ellos para aprender a manejarlos y seguir adelante hacia la siguiente etapa.

6.- Aceptación
Una vez que la pareja se ha rendido al dolor de su duelo, puede comenzar a salir de él. Cuando han llorando bastante, sentido suficiente rabia y se han sacudido emocionalmente, cada uno puede comenzar a reorganizarse, aproximarse a la aceptación y resolución. Entonces también como pareja, se puede renovar el sentido positivo de ellos mismos a pesar de los problemas reproductivos, reconociendo lo que tienen para ofrecer a cada uno y a un niño, para prepararse para un nuevo viaje  si quieren que su familia crezca a través de otras opciones.  El camino a esta aceptación, en tiempo y en intensidad, varia de una pareja a otra, es diferente entre hombres y mujeres, e incluye otros aspectos de la pareja misma.

Aunque la dificultad reproductiva es identificada en un miembro de la pareja, la aceptación es necesaria en ambos. Se espera una etapa estresante en la relación. Parte de este estrés se debe a la parte no hablada del problema.

“Este momento es cuando la pareja ya no necesita protegerse a sí misma del dolor de la infertilidad. La aceptación no significa que el problema desaparezca, sino que se puede manejar y se hace de una forma sana. En la aceptación se puede hablar del problema aunque  duela, saber que pueden vivir con este dolor si se trata adecuadamente. La pareja se adapta y controla la situación. En este momento pueden ya tomar una decisión respecto al camino que seguirán”.

Hay parejas que ya tienen un hijo y no pueden tener otro. En este caso el proceso de duelo y aceptación no es más sencillo. Algunas parejas pueden atenuar sus sentimientos ya que han comprobado su fertilidad por lo menos una vez. Sin embargo, el estrés externo es mayor para estas parejas, ya que se sienten incomprendidas por parte de los médicos, familiares y amigos.Los duelos no resueltos pueden afectar a varios aspectos de sus vidas: físico, emocional, relacional y espiritual.

7.- Las alternativas y la esperanza
La pareja vive momentos de calma y es cuando se abren las puertas a caminos no pensados, ni planeados por ellos mismos, pero que los invitan a continuar una vida feliz. En esta etapa se pueden plantear distintas alternativas para poder llegar a ser padres.

¿Quieres atravesar tu reproducción asistida sin perderte en el camino?

arrow


3 Comments

  1. I am in fact thankful to the holder of this website
    who has shared this wonderful piece of writing at at this
    time.

  2. Greetings! Very helpful advice in this particular article!
    It is the little changes that produce the most significant changes.
    Many thanks for sharing!

  3. This is a very good tip especially to those fresh to the blogosphere. Simple but very accurate info… Appreciate your sharing this one. A must read post!|

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *